Fichajes Estrellados: Juan Sebastián Verón al Manchester United.

 

 

Sir Alexander Chapman Ferguson entrará al panteón de los entes más grandes de la historia del balompié por muchos motivos: sus veintisiete años dirigiendo al Manchester United, convertir a un club desfasado y acabado en una institución ganadora empedernida, en conseguir más de cuarenta títulos en una carrera profesional de más de treinta años y, por sobre todas las cosas, de impregnar en sus jugadores esa actitud de que ningún partido estaba acabado hasta el último minuto y que una derrota o un año malo no significaba el final puesto que aún se podía luchar otra batalla en el campo para salir victorioso si se le ponía corazón y empeño. Ahí están sus logros, sus partidos memorables y temporadas encomiables como el mejor entrenador de la historia del fútbol mundial. Pero, más allá de sus notables logros y conquistas imperecederas, también existen ciertas idiosincrasias y detalles que mancillan un legado, invariablemente, imperecedero. Y uno de esos detalles fue sin dudas su cuestionable habilidad para hacer grandes fichajes de precios estratosféricos. Con un currículum en el que predomina haber formado a algunos de los mejores jugadores de los últimos veinticinco años, es un tanto sorprendente que un estratega de la talla de Ferguson no supiera qué hacer con algunas contrataciones bombásticas de jugadores de clase mundial. No lo hizo muchas veces, pero los desembolsos de gran factura que hizo el United durante su estadía –que no fue corta- dejaron un sabor más amargo que dulce y una sensación de que pudieron haber dado más. Podría hablarse de otros; pero el más icónico de esas contrataciones, y tal vez la primera de gran relevancia para el club en la era del escocés, fue el fichaje de Juan Sebastián Verón.
 
Por el año 2001, el Manchester United venía de un momento de salud deportiva bastante positivo y con un plantel en plena madurez. El club de Stretford End había conseguido las tres últimas Premier Leagues, además de un triplete histórico en el ’99, desplegando un fútbol voraz y ofensivo que se basaba en el control del mediocampo de Roy Keane y Paul Scholes en plena sinergia con el talento explosivo de Ryan Giggs por la izquierda y la precisión para pasar y centrar de Beckham por la derecha para Dwight Yorke, Andy Cole o Ruud Van Nistelrooy, quien llegaría después. A pesar de haber conseguido la Champions de manera épica contra el Bayern Múnich un par de años atrás, el éxito doméstico hacía de la repetición del título continental un deber para Sir Alex y sus huestes. Luego de eliminaciones contra los campeones de ambas versiones del torneo en los dos últimos años, Real Madrid y Bayern, respectivamente, el escocés buscaba realizar un fichaje en el mediocampo para reforzar su mediocampo para el talento suficiente para, una vez más, derrocar a la elite europea. ¿Por qué fichar otro mediocampista si se tenía a dos del más alto calibre en Keane y Scholes? Porque el colorado todavía no era el gran conductor y creativo que sería a posteriori –era un medio ofensivo y goleador que se imponía con su técnica, pero que no se había desarrollado al máximo como un pasador. Keane era puro corazón y garra; lo suyo era destruir y recuperar el balón, aunque contaba con un buen toque de balón. Juan Sebastián Verón, mediocampista argentino estrella de una Lazio brillante que había ganado mucho en la Serie A por esos años, era estimado como uno de los mejores en su puesto e incluso en algunos sectores lo encumbraban como el mejor jugador del mundo. Era, para todos los efectos, un jugador de clase de mundial que lo tenía todo: buen toque, pegada de larga distancia, creativo, potente, derrochaba clase y estaba comprobado que el ídolo de Estudiantes de la Plata podía dominar el mediocampo en los grandes escenarios. Era un matrimonio hecho en el cielo… o en el infierno, como dirían algunos seguidores del United.
 
 
Las casi 29 millones de libras pagadas al equipo italiano marcaron un hito en las islas por ser el fichaje más caro del fútbol inglés en ese momento y siendo el club pagador el Manchester United, esto tuvo mayor repercusión aún. El gigante inglés había sido criticado en su momento por no haber hecho contrataciones de gran gasto para renovar ciertas áreas del equipo y todos los sectores del club sacaron pecho, por así decirlo, de la contratación de La Brujita, como le apodan. Hay quienes dicen que Ferguson realmente no lo necesitaba; un servidor piensa que de haber sido manejado con un poco más de paciencia, el argentino hubiera cumplido con su cometido. Pero tal no fue caso. Como sucede con muchos fichajes de enorme repercusión y precio, a Verón se le pidió que rindiera de manera inmediata en la liga más difícil a la hora de adaptarse y en un sistema que ya funcionaba plenamente sin su impronta. Ahí radicó el mayor problema del argentino en el Manchester United: no fue la falta de calidad –que le sobraba-, sino que llegó a un equipo que estaba hecho y en el que su posición estaba ocupada por dos jugadores que eran de lo mejorcito por esa época. En un esfuerzo por acomodar (qué feo suena ese término) a La Brujita en el once inicial resultaba en sacrificar a un jugador del mediocampo en adelante, lo que conllevó en algunos partidos perdidos por tratar de reinventar un equipo que no necesitaba reinvención. Verón no tenía la culpa puesto que había arribado para hacer lo que sabía hacer, pero el escocés, por más brillante que fuera, nunca supo manejar el caudal de talento del argentino para que se sintiera a gusto en el ritmo más rápido y demandante del fútbol inglés.
 
Dicen que el camino al infierno está lleno de buenas intenciones y con Verón y su paso por el United esa frase queda como anillo al dedo. Luego de una Copa del Mundo desastrosa para el mediocentro argentino y su selección en el 2002, la segunda temporada de Verón en el Manchester demostró ciertas mejorías –en especial en la UEFA Champions League. En la fase de grupos de la competición europea marcó cuatro goles ese año –bastante bueno para un jugador como él que no hacía muchos goles- y se mostraba como el motor del equipo en esas noches mágicas de Old Trafford. De todas maneras, eso demostró ser un falso amanecer para la Brujita puesto que en Inglaterra no terminaba de cuajar y la gente, tanto hinchas como equipo y prensa, esperaba más del jugador más caro de la historia del fútbol inglés. También hay que añadir el aspecto de la adaptación en la que el propio Ferguson declaró en su biografía que el jugador no sabía nada de inglés y sólo le decía “mister” en ese idioma durante su estadía. Simplemente había demasiada exigencia y demanda en un escenario en el que se necesitaba de tiempo para un jugador que se encontraba incómodo en un sistema que no le beneficiaba y cuya inclusión en muchos momentos era en detrimento al beneficio al equipo. Tal era la presión que enduraba Verón que Ferguson, en pleno auge de las críticas hacia su jugador y fichaje estrella, declaró que “Verón es un maldito gran jugador y todos ustedes son unos malditos idiotas”. Pura clase.
 
¿Por qué menciono que Verón necesitaba más tiempo? Porque justo después de haber sido vendido al Chelsea en 2003, se avecinaban tiempos de renovación en Old Trafford donde Sir Alex comenzaba a erigir la base del equipo que marcaría una época en Inglaterra y Europa en años venideros en la que Verón pudo haber sido un estandarte y un baluarte considerable si tomamos en cuenta sus grandes recursos como futbolista. Simplemente llegó para ocupar un lugar en el que necesitaba mejorar el equipo, pero el plantel no estaba diseñado para ajustarse a un jugador de la dimensión de Verón que hace funcionar a todo un equipo como un reloj suizo cuando se le dan las condiciones. Fue el jugador correcto en el momento equívoco y nunca se le pudo ver en plenitud de condiciones. Estaba en el mejor momento de su carrera, pero parecía ser una unión incómoda, forzada y que no acababa de funcionar como era debido. Juan Sebastián Verón entrará a la historia del Manchester United por ser uno de los peores fichajes de la historia del club en cuanto a resultados finales y tal vez el mayor fracaso de gestión de jugadores en la carrera de Sir Alex Ferguson. Impera la sensación de frustración puesto que un jugador de su calibre nunca pudo despuntar en un gigante europeo y erigirse como una figura de clase mundial sin ninguna discusión puesto que siempre hay algún iluminado que minimiza a un jugador fenomenal por no haber jugado en los tres equipos de siempre. La prueba fehaciente de que el escocés era humano y podía flaquear a la hora de sacar provecho de los recursos a su disposición. Sólo puedo irme con la opinión que dije en este párrafo: fue el jugador correcto en el momento equívoco.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: