Así lo veo, Ken: la Juventus, la última esperanza del Calcio.

No hay mayor magia que la que puede haber en una noche de UEFA Champions League. Es un momento preciso y esplendoroso donde la más alta elite de jugadores se enfrenta en incontables batallas por la máxima corona y caminar erguidos como el rey absoluto de Europa. Esta semana se sortearon las semifinales y ya tenemos entre manos los duelos: Barcelona – Bayern Múnich y Real Madrid – Juventus. Una vez más, con la aparición de los tres primeros equipos acotados, se ha demostrado que la supremacía europea ha caído sobre los hombros de los gigantes de España y el tótem bávaro en los tiempos que vivimos. Siempre he dicho que vivimos en una era de grandes equipos y no de grandes ligas; nuestros tiempos son unos en los que el poder y la dominación de la máxima competición de clubes quedan al alcance de unos pocos elegidos en notables batallas que se han librado en los últimos años con Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Arjen Robben como algunos de los ídolos de toda una generación… y luego está la Juventus. Tal es el poder de convocatoria de los blancos, blaugranas y del equipo de Pep Guardiola, que se deja en el costado, casi de manera insultante, a un equipo italiano que puede demostrarle a propios y extraños que el destino no está escrito para nadie ni para nada. Pero más importante que demostrarle a propios y extraños es demostrase a sí mismos que pueden quitarse el gafe mental que se ha clavado en las mentes de los bianconeros y competir con los mejores equipos del mundo de tú a tú. Recuerden, mis amigos: la Juventus no representa solo a un escudo este año; representa a todo un país y a toda una ideología.
 
 
Para quienes llevamos tiempo en esto, cuesta creer que sólo han pasado cinco años desde que el Inter de Milán de José Mourinho se plantaba como campeón de la UEFA Champions League en el Santiago Bernabéu y, a su vez, consiguiendo un triplete inédito en toda la notable historia del fútbol historia. Cinco años después de esa hazaña, el fútbol italiano se encuentra lastimado por una infectante crisis de identidad y constancia que los ha hecho perder su lugar como “la liga más competitiva del mundo” a ser considerada como un torneo liguero mucho menos ambicioso o desafiante. El declive económico y político de la nación ha hecho estragos en los recursos de las instituciones deportivas, además de una mala gestión de varias directivas que ha conllevado a que equipos con la riquísima historia del Inter o del Milán perdieran sus puestos en la elite europea y ahora sólo sean meros aspirantes a la Europa League; una tragedia absoluta que uno de los derbies más grandes del deporte más hermoso del mundo sea tan poco emocionante y sosegado como fue el último en materia de repercusión e importancia –era, simple y llanamente, un partido en el que se jugaba el honor y el amor propio pero nada a nivel competitivo. Equipos como Napoli, Fiorentina o Roma no han sido más que planteles exportadores de talento para equipos mayores puesto que sus ambiciones no van más allá de capitalizar sus inversiones en clasificaciones a competiciones europeas y rara vez se presentan como un posible tapado en dichas contiendas. La Serie A se encontraba socavada y frustrada a causa de no tener un solo equipo que de verdad mostrara un poco de consistencia… y ahí surgió el ascenso de la Juventus para volver a ser la Juventus; no la versión insípida y carente de carácter que nos habían presentado en los últimos años. La que se hizo grande desde sus comienzos y eterna en los 90s.
 
Desde el 2.011, año en el que Marotta asumió como presidente de una nueva junta directiva, el equipo de Turín se ha visto inmerso en un lento pero productivo proceso de restablecimiento como fuerza absoluta en su país y –al menos deseándolo- a nivel europeo. Aún sufriendo por el daño financiero que fue el descenso a causa del amaño de partidos en 2.006, la Juventus adoptó un modelo de fichar jugadores a precios moderados de gran potencial o que pudieran aportar en lo que se puede considerar como su atardecer futbolístico. Un caso arquetipo de éste último señalamiento es el de quizás la mayor figura del plantel actual, Andrea Pirlo, y cómo fue contratado –como agente libre- es la prueba fehaciente de que lo que dijo Gianluigi Buffon cuando lo contrataron es 100% verdad: Dios existe. Luego de la llegada del ex Milán e Inter, jugadores de tallas y repercusiones tan dispares como Paul Pogba, Carlos Tevéz, Arturo Vidal, Patrice Evra, Fernando Llorente o Álvaro Morata arribaron al equipo de la Vecchia Signora bajo una metodología de fichar bien con precios más económicos que ha conllevado a la consecución de tres títulos ligueros de Serie A, aparte de algunas Coppa Italia y una que otra Supercoppa. Bajo la tutela de Antonio Conte –jugador legendario de la institución- en la dirección técnica la Juventus retornó a la palestra principal de Italia y a regresar a la máxima competición europea con una generación de jugadores notable. Pero no todo ha sido rosas y lisonjas: las críticas no han parado de caer al equipo Juventino puesto que no han sido capacesde transportar tan buena forma en el plano europeo y el año pasado eso se notó con la caída tempranera en la UEFA Champions League al ser eliminados en la fase grupos del torneo; y luego caer en las semifinales de una Europa League cuya final iba a jugar en su propio estadio. El escenario se veía aún más funesto y negro cuando el propio Antonio Conte abandonó a la Vecchia Signora para convertirse en el seleccionador nacional de Italia y por sensaciones de conformismo por parte de la directiva al no aportar el suficiente dinero para suministrarle los jugadores que deseaba para batallar en la Champions, como el chileno Alexis Sánchez, por mencionar alguno.
 
 
La llegada de Massimiliano Allegri a la dirección técnica en un momento tan precario por la marcha de Conte no fue bien vista por los seguidores acérrimos de la institución de Turín puesto que sus pragmatismos tácticos y falta de pergaminos, a excepción de aquel título de Serie A con el Milán en el 2.011, no parecían ser lo más recomendable para una hinchada que exigía, que clamaba, por una actuación notable a nivel europeo. Ya no se trataba de dominar en Italia –que eso ya lo habían demostrado de sobra-; se trataba de dominar en Europa una vez más, como lo hizo esa gran Juventus de Zidane, Davids, Del Piero y otros más en la segunda mitad de los 90s. Para la sorpresa de muchos, Allegri ha sabido mantener el balance establecido por Conte y ha logrado que los jugadores se mantengan concentrados en la batalla por los tres títulos siendo la última esperanza de una liga que ha caído en desgracia en tiempos recientes y que necesita una victoria europea al contemplar que su líder es el primer semifinalista italiano desde aquel Inter de Mou que acoté al comienzo de la entrada. Y es que con Madrid, Barcelona y Bayern en la contienda, es difícil recordar que este plantel bianconeri está de cómodo líder en la Serie A, en la final de la Coppa Italia y en las ya mencionadas semifinales de la competición de clubes más grande del mundo contra el campeón defensor, el Real Madrid. Por diferentes motivos (falta de medios que los publiciten; no tener jugadores mediáticos; el bajo nivel de la repercusión de la Serie A o por el mismo grado de dominación de los otros tres equipos en los últimos años), la Juventus es vista como el “corderito” de la eliminatoria y que no representan más que un escollo para el equipo merengue para llegar a Berlín a defender su título. Pero la historia nos demuestra que la Juventus suele defenderse en estos momentos en donde tienen todo en contra porque a un equipo italiano le encanta ir de víctima y puede llegar a ser una repetición de aquella semifinal de Champions de 2.003 donde la Juve eliminó al Madrid de los Galácticos de Zidane, Ronaldo y Figo con un gol de Pavel Nedved que acabó con la eliminatoria y con la carrera de Fernando Hierro mediante una corrida bestial. Doce años después, la Juventus debe hacer gala del mismo ímpetu para pasar de ronda.
 
 
La Juve es un equipo pragmático que práctica un fútbol que no escatima en medios para conseguir el resultado deseado y luego defenderlo a toda costa. Son, para todos los efectos, el ejemplo arquetipo de un equipo italiano: una defensa sólida y dura; un mediocampo que circula entre el talento y la crudeza para recuperar; y un ataque donde impera la creatividad de sus ataques –predominantemente, la del argentino Carlos Tévez, quien está viviendo el mejor momento de su carrera y es sin dudarlo el jugador más peligroso de la Juventus. Como todo buen equipo de su país, cuentan con una plétora de defensores italianos de carácter recio y peleador en Chiellini, Bonucci y Barzagli como los primeros protectores del legendario Gianluigi Buffon en la portería, quien todavía se mantiene vigente y debe de ser el más extasiado por conseguir ese título que le ha sido esquivo durante tantos años. El líder de la Serie A posee la flexibilidad táctica para cambiar de línea de tres en la defensa -enpartidos donde se les exige ser más conservadores- a una línea de cuatro -para presentaciones donde pueden dominar con mayor facilidad-; en ambos casos, el sacrificio y trabajo de los laterales/carrileros, Patrice Evra y Stephan Lichtsteiner, es imperativo para salvaguardar las bandas y atacar con criterio para un equipo que no cuenta con extremos suficientes para aportar mucho por los costados y se basa en la creatividad de su mediocampo para generar oportunidades en el ataque. Su mediocampo es, a mi criterio, el mejor aspecto del equipo: guiados en el medio por ese metrónomo perfeccionista y artístico que es Andrea Pirlo, jugadores como Arturo Vidal o Claudio Marchisio tienen un mayor grado de libertad para moverse por la cancha en una función de box to box, como se les dice en Inglaterra, en un esfuerzo para recuperar balones, atacar y posicionarse de mejor manera para recibir pases. Un poco más adelante, serán jugadores como Paul Pogba, quien tal vez se pierda la eliminatoria completa a causa de una lesión, y Roberto Pereyra quienes se encarguen de asistir a Tévez, Morata y/o Llorente y suponer un desahogo ofensivo cuando éstos se hallen marcados o en posiciones desfavorables durante el partido.
 
 
 
Con el más que posible retorno de Gareth Bale y Karim Benzema, sin mencionar el regreso de Marcelo por suspensión, la Juventus deberá realizar dos partidos con mucho sacrifico, trabajo en equipo, concentración y austeridad para poder hacerse con el pase a la final. El Real Madrid es un equipo que no se basa en la dominación del partido durante los noventa minutos; son ráfagas vertiginosas e incendiarias de ataques con jugadores de primer nivel como Cristiano Ronaldo, Isco o los ya acotados para capitalizar incluso en partidos donde tal vez sólo tuvieron tres oportunidades de gol y convirtieron dos. Habiendo dicho eso, es importante que los italianos se mantengan enfocados en el área defensiva para no encajar goles en su casa y puedan servir de soporte para ir hacia arriba. El fútbol de ataque de la Vecchia Signora en esta competición se ha basado en la efectividad y en ser clínicos y aquí deberán subir aún más esas cuotas para pasar puesto que es poco probable que ésta sea una eliminatoria en la que tengan muchas oportunidades de cara al arco y Tévez y Morata deberán estar en su día para anotar las pocas chances que ostenten. Doble partido de bastante complejidad para los laterales/carrileros que deberán enfrentarse a jugadores como Cristiano y Bale con el apoyo de sus respectivos laterales, Marcelo y Carvajal, mientras que dos de los medios del Madrid, Isco y James Rodríguez, gustan de tirarse a los costados. La clave estará en que Allegri sepa explotar la supremacía de su ridículamente talentoso mediocampo frente a jugadores como Kroos y un posible Sergio Ramos de mediocentro –al parecer, Ancelotti ha perdido la fe con los Illarramendi, Khedira y/o Lucas Silva- para que a los atacantes madridistas no se les dé abasto; también deberán mantener en jaque a James para que no provee con balones a su socio, Cristiano Ronaldo, que mete tres goles con dos oportunidades, prácticamente. En un resumen para no aburrirlos con tácticas: la Juventus tiene que seguir operando con el pragmatismo que han ejecutado en el torneo hasta ahora, pero el éxito en su clasificación se basará en la solidez defensiva y capitalizar sus ataques, que les aseguro que no van a ser muchos.
 
 
Ésta es una oportunidad de oro para la Juventus y para todo el Calcio italiano para retomar viejas sensaciones de las noches mágicas de Champions. Hay quienes han dicho que les ha tocado el rival más duro o que ellos son el rival más fácil; pero la realidad es que los campeones se muestran en las horas más oscuras y ganan en los momentos en los que nadie apuesta por ellos. Éste es el momento en el que el gigante italiano deberá sacar la casta de equipo grande y mostrar la personalidad que han ostentado en los últimos tiempos en la Serie A para eliminar al campeón y poder dar la sorpresa en Berlín… cuando eso no debería ser una sorpresa en absoluto. En una era de equipos grandes, la Juventus ha encontrado una alternativa a fichar figuras mundiales por precios astronómicos: fichar a jugadores talentosos mediante precios accesibles y darles una segunda oportunidad, como a Tévez, Evra y Pirlo que eran meros descartes de sus equipos; apostar por la juventud de los Vidal, Pereyra, Morata o Pogba; y crear una base jugadores oriundos del país con Buffon, Chiellini, Bonucci, Barzagli, Marchisio y el propio Pirlo como baluartes en el once inicial. Les ha tocado una cruzada muy complicada; pero los italianos son los maestros en dar batacazos y rara vez sus triunfos a nivel internacional han sido llegando de favoritos. Aquí valdrá mucho la experiencia de jugadores curtidos en las últimas instancias de la competición como la que poseen Buffon, Pirlo, Evra o Tévez; es aquí donde se demuestra la personalidad de jugadores ascendentes como Vidal, Morata o Pogba para dar la cara en la que debería ser una eliminatoria histórica; y aquí es donde impera la ambición de un entrenador para marcar una diferencia en el momento más álgido de la temporada. Es matar o morir para la Juventus.
 
La Vecchia Signora es la última esperanza del Calcio luego de temporadas paupérrimas y decepcionantes a nivel europeo; en los hombros de estos jugadores descansa la gloria oxidada y pretérita de incontables generaciones ganadoras de tan selecto país futbolero. Al final del día, son éstos los partidos por los cuales un jugador se dedica a esto y conceptos tan trillados como los de que un futbolista juega por la fama, dinero o mujeres son lanzados por la ventana –esto se trata de honor, gloria y sacrificio. El Real Madrid sabrá que tienen las cartas a su favor y los recursos para eliminar a la Juventus; pero también deberán saber que se enfrentarán a todo un movimiento futbolístico que necesita de una victoria. Es en estas noches mágicas donde se escriben las más grandes historias. ¿Podrá la Juventus escribir su nombre con letras de oro este año en la UEFA Champions League? Tienen 180 minutos para demostrarlo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: