Scouting: ¿Quién es Mateo Kovacic y qué le aporta al Madrid?


“Todo hombre es una criatura de su tiempo y pocos son capaces de alzarse más allá de la época en la que viven.”

– Voltaire

Frase lapidaria de un Voltaire que, entre sus escritos, sus obras singulares y sus incontables pensamientos acerca de la libertad absoluta de pensamiento en el siglo XVIII, dejaba entrever que tal vez todos somos productos de nuestras eras y que muchas veces no podemos hacer más que aceptar lo que se nos ha encomendado. O mejor dicho: entender las circunstancias que nos rodean y así producir un resultado final acorde a lo que somos hoy en día. Todos somos el resultado de nuestro ambiente, de nuestros tiempos y de las diferencias tan sutiles que nos han moldeado con el pasar de los años. Es por eso que los músicos tal vez ya no hacen canciones con tanta beligerancia y pasión. Es por eso que los escritores parecieran estar asustados de romper esa tenue barrera emocional con su lector e incomodarlo hasta la saciedad. Es por eso que las películas de ahora no son más que refritos secos y carentes de vida que nos sumergen en las profundidades del aburrimiento. Y por eso pienso en cuánta razón tenía Voltaire al soltar semejante frase.

Y en el mundo del fútbol, Mateo Kovacic es un producto de su tiempo. Un jugador de fútbol que encarna todas las idiosincrasias y características del mediocampista moderno –de aquel que ha dejado de ser un privilegiado para volverse la norma. Incluso me atrevería que estamos hablando del futuro arquetipo del mediocampista de los próximos diez o veinte años: técnica dotada para el toque preestablecida, capacidad física por encima de la media, habilidad para defender y atacar, además de poder crear juego –éstas son algunas de las características que ostenta el mediocampista de los próximos años y que en Kovacic encuentra a uno de sus posibles máximos exponentes. El gigante mundial del fútbol, el Real Madrid, se ha hecho con los servicios del creativo croata que desplegaba destellos de su talento luminiscente en el Inter de Milán y que sorprendió a propios y extraños con este pase –nadie veía venir una transacción por Mateo en este punto del mercado. Luego de haber sido tanteado por el Barcelona en su momento y con un interés más que notorio de Brendan Rodgers para llevárselo al Liverpool –más de un periódico dijo que había un acuerdo entre el club y el propio Kovacic al comienzo del mercado-, parecía casi seguro que el otrora ‘10’ del Inter seguiría en el club, pero todos quedamos atónitos con este fichaje que prácticamente no tardó más de 48 horas en volverse realidad. 32 millones de Euros, más un par de cláusulas y bonificaciones, y el croata ya ha sido presentado en el Santiago Bernabéu. En un verano algo opaco para los blancos –que suelen ser bastante bombásticos en el mercado de fichajes- en materia de contrataciones bajo las órdenes de Rafa Benítez, nuestro protagonista es probablemente el fichaje de mayor renombre hasta el momento del Madrid –porque aún están solventando el tema de David De Gea y su salida del Manchester United. Los que conocemos a Kovacic, sabemos el tipo de jugador que el Madrid está contratando y qué deberían esperar sus hinchas de él. Pero en el gran esquema futbolístico, hay muchos que tal vez no estén familiarizados con su persona y su juego. ¿Quién es Mateo Kovacic y qué le aporta al Madrid? Vamos a ver.


Mateo Kovacic es considerado como una suerte de niño prodigio en su Croacia natal. A pesar de haber nacido en Austria, residió la mayor parte de su adolescencia en Croacia y se formó en las inferiores del club más grande de ese país, el Dinamo Zagreb. Ascendiendo rápidamente en las juveniles del equipo, Mateo daba sus primeros pasos en el equipo mayor del Dinamo a la tierna edad de 16 años en la temporada 2.011/12. Aunque su posición predominante es en el centro del campo, fue utilizado muchas veces por la banda izquierda ese año y así pudo cimentar un lugar entre los onces titulares esa temporada –incluso jugando contra el mismísimo Real Madrid en la fase de grupos de la UEFA Champions League, aunque dudo que los madridistas lo recuerden, sin ánimos de ofender. El año entrante, luego de haberse convertido en el último diamante en bruto de la fábrica croata, el jugador cambiaría en Enero los colores del Dinamo por los del Inter en un traspaso de 11 millones de euro, heredando en el proceso la camisa número ‘10’ que había dejado vacante el holandés Wesley Sneijder.

Mateo había arribado a un club que pasaba por un periodo futbolístico nefasto y que necesitaba ilusión y un poco de magia. Veían en el nuevo número ‘10’ a un ídolo que los levantaría de esa negrura y pesadumbre, y ha habido momentos donde Kovacic fue ese héroe por el que clamaba el Giuseppe Meazza. Pero la unión entre ambas partes siempre fue un descalabro tras otro donde ninguna de los dos pareció sacar el mayor provecho de la relación. Kovacic había llegado a un club bastante inestable y que necesitaba resultados inmediatos para recobrar la gloria perdida luego de la marcha de José Mourinho; no tenían tiempo para esperar a que un medio de apenas 19 años se acoplara a una nueva liga y equipo, con todo lo que eso conlleva. A esa ecuación hay que sumar la sustitución constante de entrenadores –hasta tres entrenadores en dos años- y donde cada uno pensaba que la mejor posición de Mateo era una diferente –cosa que, naturalmente, socavaba el rendimiento de nuestro protagonista. También influye la actitud del mismo Kovacic, que en ciertos pasajes de su estadía en Milán ha pecado de individualista –suele engolosinarse con las jugadas individuales-, a conducir en demasía el balón y a tal vez ser algo sangre fría en los momentos donde se le exige ser más aguerrido. Defectos que son naturales cuando matizamos el talento tan precoz del que se está hablando y que éstas son falencias que se pulen con el tiempo. Y así como ha mostrado dichas falencias, también ha mostrado una visión de juego envidiable, una capacidad para arrancar desde el doble pivote para encarar a los defensores notable y el despliegue de un par de gestos técnicos que te dejan entrever que es un jugador capaz de dejar suspirando a la grada. Es versátil, y aunque no ha encontrado consistencia en las diferentes posiciones en las que ha jugado –desde ser un regista hasta ser un segundo punta-, tampoco ha sido particularmente deficiente en ninguna. Es un jugador inteligente y dotado con talento, mucho talento.


Y ahora llega al Real Madrid. Benítez ya había hecho saber a Florentino Pérez, presidente y mandamás absoluto del club blanco, que quería un mediocampista y al parecer Kovacic fue su pedido explícito. Algunos dicen que el croata arriba a un equipo que posee una plétora de mediocampistas y que no hallará lugar, pero yo discrepo: más allá de Toni Kroos y Luka Modric –ídolo de nuestro Mateo-, en el doble pivote del 4-2-3-1 de Benítez, el Madrid sólo cuenta para la banca con jugadores capacitados para recuperar como Casemiro que acaba de regresar de una cesión más que exitosa en el Oporto y dos jugadores que parecen estar de salida, como Illaramendi y Lucas Silva. Individuos de corte más ofensivo como Isco o James Rodríguez jugarán más adelantados y probablemente por las bandas. El croata ofrece una opción y una alternativa a un mediocampo que está dividido entre jugadores defensivos y ofensivos, siendo su paisano, Modric –quizás el mejor mediocampista del mundo en la actualidad-, el único punto de transición entre ambos campos y eso explica lo mucho que sufrió el Madrid con su ausencia por lesión durante intervalos de la temporada pasada. Mateo Kovacic viene para ser el sucesor natural de Modric, por más que el propio Mateo diga en su presentación que su mejor posición es la de medio defensivo. Lo siento, crack, pero lo tuyo es crear, encarar y dar el último pase. Luka Modric encarna la epítome del mediocampista de los últimos tiempos… Mateo, de cumplir su potencial, sería la sublimación de la siguiente generación en esa área del campo. Estoy 100% seguro de ello.


Habiendo dicho eso, ¿tiene Mateo Kovacic la capacidad de cargar con el peso de la legendaria camisa madridista y erigirse como un grande de su profesión? La historia reciente con el Inter nos dice que no. Muchas veces, el Real Madrid ha sido acusado de “quemar” jugadores prometedores; algunas veces con fundamentos y otras exagerando el contexto. La megalomanía de la mercadotecnia del Madrid, la inmensa presión que representa jugar para uno de los equipos más grandes del mundo y la exigencia constante por resultados inmediatos, dejando poco espacio para proyectos de largo plazo, es algo intrínseco al madridismo estos días. Es algo casi asfixiante, incluso para los que no estamos vinculados con ese entorno. Por eso mis dudas con este fichaje del Madrid no residen en cuanto al potencial de Mateo –que lo tiene y es totalmente indiscutible- o si tiene cupo en el plantel –si se asienta bien y halla consistencia, podría incluso sentar a Kroos-, sino en la fortaleza mental de nuestro protagonista, que ha sido puesta duda en varios momentos de su periplo italiano. En el Inter se le ha acusado de ser un jugador intermitente y aunque dio muchos destellos de una clase singular y exquisita, no fueron más que eso: destellos. En Milán había mucha frustración acerca de la falta de regularidad de Kovacic, su falta de gol –hizo 8 en más de 70 partidos con el club y se tomó 20 meses en anotar su primer gol- y el hecho de que en ninguna posición parecía cuajar más de dos partidos buenos seguidos. Tanto así que Roberto Mancini, entrenador del equipo italiano, no pensaba usarlo de titular en su debut liguero contra el Atalanta este fin de semana.

El Real Madrid es una institución deportiva única, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. Es un lugar singular en la historia del fútbol mundial. ¿Podrá Kovacic soportar toda la presión y demanda del voraz público madridista? ¿Podrá cargar con carácter una camisa que han portado Dioses del deporte como Zidane, Ronaldo, Raúl, Kaká, Laudrup, Figo, Di Stefano, entre muchos otros? ¿Podrá ser el sucesor natural de Luka Modric? Si lo supiera, no estaría escribiendo en un Blog de fútbol; estaría en mi mansión en Estocolmo con mis cuatro modelos suecas con el dinero que me gané por usar mi clarividencia para apuestas. Pero supongo que todos podemos teorizar, ¿no? Pues teoricemos: un servidor no apuesta por el éxito de Kovacic en el Madrid. Y no lo digo para ofender a mis lectores merengues, sino porque el ambiente del equipo blanco, tan propenso a atisbar los logros a corto plazo, no está acostumbrado a enaltecer y desarrollar talento joven. En ese matiz y crisol ideológico, el Madrid se parece mucho al Inter y Kovacic no acabó de florecer en un ambiente tumultuoso donde el éxito inmediato parece ser lo único que sosiega a la institución. Este año los fichajes han apuntado a la juventud pero, ¿qué pasará cuando otro gran mediocampista joven –y va a suceder- brille este año y lo contraten? ¿Dónde quedará Mateo? ¿Es la figura a futuro para liderar el mediocampo blanco o es solo uno más en una gran máquina blanca que hace y deshace jugadores? Habrá que seguir este espacio.


La frase de Voltaire encarna perfectamente a Mateo Kovacic: un jugador de fútbol de su época y que está en él demostrar que puede alzarse más allá de las limitantes de su tiempo. Éste puede ser el movimiento más brillante del Madrid en los últimos mercados o uno de esos casos de los que hablo en Pasados Posibles acerca de potenciales incumplidos. A mis ojos, va a ser una o la otra. Con un jugador como éste, no hay término medio. Lo que sí puedo garantizar es que con esta contratación y con un individuo del corte de Kovacic –artístico, talentoso y algo sangre fría- no se le puede exigir resultados inmediatos –hay que dejarlo curtirse en este nivel para que pueda aclimatarse y expresarse a sus anchas. Recuerden: su único periodo en un equipo grande fue una época de dos años en uno de los peores Inter de Milán que podemos recordar de la historia moderna. No el mejor barómetro para nuestro protagonista. Pero aquí está: en puertas del mayor reto de toda su carrera y enfrente del mismísimo Santiago Bernabéu.

Todos los hombres somos criaturas de nuestro tiempo; ahí Voltaire dio en el clavo. Pero también somos capaces de elegir nuestro propio destino. A Mateo Kovacic le ha llegado la oportunidad que a muy pocos les ha llegado. Es su momento.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: