Así lo veo, Ken: Portugal, el vivo espíritu de Francia 2016.


“Los hombres desprecian lo que no pueden comprender.”
– Johann Wolfgang von Goethe
Y así, de la nada y como quien no quiere la cosa, Portugal es el campeón de la Eurocopa Francia 2016. En quizás el torneo más extraño que un servidor haya podido observar en mucho tiempo, los lusitano supieron imponerse a la anfitriona en una final algo carente de contenido futbolístico, pero rebosante de emotividad. ¿Quién entre nosotros no se vio invadido por el asombro, la incredulidad, o hasta incluso por la risa, al ver el gol de Eder y la celebración de un equipo portugués en pleno éxtasis? Se puede argumentar y hasta criticar la falta de talante ofensivo de Portugal, pero hay que dejar algo en claro: este equipo encarna a la perfección el espíritu de Francia 2016 y lo que se vivió en este torneo tan irregular.

Si lo vemos desde el punto de vista del aficionado –que es lo que somos, al final del día-, esta Eurocopa fue bastante aburrida. En este verano galo no hubo ningún favorito en la plenitud de sus poderes ni ningún equipo para el recuerdo por su estilo de juego vistoso; más que todo, se tienen partidos puntuales y en su mayoría el entretenimiento escaseó y rara vez se veía a las dos escuadras que estaban jugando tratando de ir a ganar el equipo con una propuesta más beligerante. Si me lo preguntan, aparte del histórico triunfo portugués, esta Euro deja para el recuerdo la más que palpable ineptitud de Wilmots para aprovechar a la Bélgica con más materia prima futbolística en toda su historia; el enésimo fracaso inglés –sus constantes eliminaciones tempraneras me permitirían escribir un artículo de veinte páginas-; la caída definitiva de España como referente futbolístico mundial; y la autodestrucción de Alemania en las semifinales que me pareció digna de los peores momentos del Arsenal. Ningún equipo llegó pleno –o al menos eso nos demostraron sus actuaciones- y todas las potencias parecen estar envueltas en un proceso de renovación –incluso se puede decir lo mismo de Portugal, si notamos el ascenso de varios jugadores jóvenes en su haber.
En un torneo donde abundaron las decepciones, los partidos de corte conservador y en el que las selecciones candidateadas al título no cumplieron con su potencial, fueron los pequeños, los susodichos “débiles”, los que se robaron el show y dieron la talla en la Eurocopa. Por supuesto, las memorables actuaciones colectivas de Gales e Islandia fueron las más comentadas; pero no hay que dejar de lado las participaciones de las dos Irlandas, el buen juego de los húngaros o una Polonia que probó que pueden complicarle la vida a cualquier rival; solo hay que revisar su performance contra los alemanes cerrando sus espacios y jugando de forma proactiva para hacerles daños.

Tal vez la única de las favoritas que dio un paso al frente en relación a su historia fue Italia. Y digo “tal vez” porque las críticas recibidas por la otrora selección de Antonio Conte por la susodicha falta de calidad de esta Azzurra auguraban un torneo desastroso para ellos pero, seamos sinceros, ¿cuándo Italia ha hecho algo como favorita? Estos sujetos se crecen en la desgracia y cuando peor están las cosas. Esta generación de jugadores italianos muy veteranos se basó en la solidez defensiva como sus ancestros les enseñaron, un colectivo altamente compenetrado y un entrenador que hizo gala de sus dotes de motivador y su capacidad de extraer lo mejor de cada uno de sus futbolistas. Jugadores como Graziano Pellé, Marco Parolo, Emanuele Giaccherini o el brasileño nacionalizado italiano, Eder, fueron objetivos de las burlas, críticas y escepticismo de la media y el público previo al comienzo del torneo pero, en típico estilo italiano y envueltos en un sistema táctico que antepone el colectivo al individuo, se mostraron a la altura de la circunstancias y, tras sendos partidos contra Bélgica y España, fueron solamente eliminados por los campeones del mundo (Alemania) en una tanda de penales insólita. Probablemente hayamos sido testigos de la Italia más italiana, valga la redundancia, de los últimos tiempos y lo hicieron con un amor propio y una garra que les hace merecedores de todos los halagos que reciban de aquí en adelante.

Por el otro lado, se tiene a la anfitriona, Francia, quedándose en las puertas de un éxito clamoroso y conquistar la competición en su propio país; un logro que, aunque decepcionante, debería ser suficiente para dejar una buena imagen, pero la realidad es que la gran mayoría de los galos sienten un cierto grado de desilusión con este plantel francés y yo debo concordar con ellos. ¿Por qué? Porque con una plétora de talento para crear tres selecciones de gran nivel y con ya un Mundial de experiencia en el haber de este equipo de trabajo, la selección francesa nunca se vio a gusta en la cancha durante largos intervalos de la Eurocopa, no supo aprovechar a sus anchas a muchos de sus cracks –Pogba, Martial, Coman, Matuidi, entre otros- y se vieron totalmente dependientes de las genialidades que se inventaran Payet o Griezmann durante los partidos. Aunque todos los involucrados tienen su culpa respectiva, la más significativa cae sobre Deschamps puesto que sus decisiones tácticas casi siempre tendían a ser en detrimento del equipo y pecaban de ilógicas y eso se pudo atestiguar desde el principio cuando dejó por fuerza a Kevin Gameiro y a Alexandre Lacazette a favor de André Pierre Gignac (aunque reconozco que es fácil hablar con el resultado en mano). Y en la final se terminó de demostrar la falta de sapiencia del una vez capitán de Francia al jugar con Pogba como mediocentro defensivo teniendo a Kanté y a Schneiderlin en la banca –un mediocampista de corte y recuperación hubiera dado más libertades a Matuidi y el propio Pogba para que hicieran lo suyo-, desperdiciar un cambio haciendo entrar a Gignac por Olivier Giroud cuando son el mismo perfil de delantero –hizo esto durante toda la Euro y no se tradujo en resultados en ningún momento- e introducir a Martial y a Coman en instancias muy tardías del partido (en especial a Martial) y, para empeorar la situación, los hizo entrar en detrimento de Payet, quien siempre es capaz de marcar diferencias, y de Moussa Sissoko que estaba siendo el mejor de Francia hasta ese momento –eso último debería dejar en claro el muy mal sabor de boca que le deja a los franceses el haber perdido una final en su país contra un Portugal sin Cristiano Ronaldo desde los primeros minutos del partido.
Y hablando de Portugal, ¿dónde dejamos al nuevo campeón en esta conversación? Pues hay que decir que, a priori, la selección lusitana no era favorita o candidata al título en absoluto –quien diga lo contrario es un mentiroso o un fan irredento de Cristiano Ronaldo. Indiferentemente de todos los reflectores que se pueda llevar el astro portugués del Madrid, hay que decir que esta selección no se basó en el aporte de CR7 sino en el trabajo grupal y una habilidad que es muchas veces poco apreciada: la habilidad de aceptar el sufrimiento. Cierto, el fútbol practicado por Portugal fue altamente pobre en producción ofensiva, la mayoría de sus partidos fueron un somnífero y tiraron de la prórroga más veces que yo del WiFi de mi casa. Pero, ¿saben qué? Hay un mérito en eso y está en la comprensión del conjunto de Fernando Santos de que el sufrir en los partidos y ganar con el cuchillo entre los dientes puede ser un camino al éxito; entendieron el mismo concepto que pregonaban los griegos en el 2004 o, recientemente, el Atlético de Simeone: que se puede ganar siendo un rival incómodo que prefiere neutralizar la propuesta del rival que ser el equipo que dé el primer paso; eso muchas veces es categorizado como “jugar mal”, pero tiene su planificación y es tan difícil como proponer un estilo vistoso y beligerante. Como los ejemplos acotados, ganaron de una forma que incomodará a una sociedad futbolística que todavía está atascada en el 2010 con España, el Barcelona y Guardiola; hay muchas opciones de juego en el fútbol y el verdadero conocimiento radica en apreciar esas vertientes por lo que son y saber utilizarlas a sabiendas del talento del que se dispone. De eso se trata ser un entrenador y eso lo ejemplificó Fernando Santos en esta Eurocopa.

En lo referente al rendimiento individual, no ahondaré en la actuación de Cristiano; pienso que mucho ya se ha dicho de su actualidad y prefiero usar mi energía para evitar que todo gire en torno a un solo jugador en circunstancias como ésta. El elenco portugués que conquistó Europa, como dije anteriormente, podría catalogarse como que uno que pasaba por un periodo de transición y que tenía una pintoresca variedad de activos: viejos zorros de la selección como Pepe –quien estuvo pletórico esta temporada-, Ricardo Carvalho, Bruno Alves e incluso podríamos agregar aquí a Cristiano Ronaldo, Joao Moutinho y Rui Patrício; sangre nueva que dio resultados variopintos en la forma de Renato Sanches, Joao Mario, André Gomes, Adrien Silva y Raphael Guerreiro; además de jugadores que se hallaban un tanto a la deriva como Nani –su torneo lo revalorizó y lo hizo fichar por el Valencia-, Ricardo Quaresma –quien obtuvo una suerte de revancha en su inconsistente carrera- o el héroe inesperado de la historia, Eder. Éste no era, en papel, un equipo capacitado para ganar la Eurocopa y hay que reconocerles la capacidad de sufrir, de arañar resultados y soportar todo lo que les lanzaron hasta ese momento en el que Eder se convirtió en leyenda en París.
En un torneo de inconsistentes, el equipo más consistente fue Portugal en su línea pragmática y sacrificada. Estos lusitanos probablemente no inspiren poesía a los futuros escritores de fútbol y tal vez no sean esos ídolos que inspiren a millones de niños a dedicarse a esto (exceptuando en su país, claro está); pero también hay un espacio en el deporte para los que batallan, lo dan todo y deben sudar hasta la última gota para conseguir sus metas. A Portugal no le sobró nada en este torneo; todo lo consiguieron al límite y extrayendo fuerzas de lugares impensados. Lo suyo es una demostración de que muchas veces nos encasillamos en las ideas elitistas de que un campeón debe ser el equipo que juegue de manera más atractiva –hay que diferenciar entre jugar bien, que es conseguir resultados, y jugar vistoso, que es practicar un estilo ofensivo y preciosista- y el que ostente los mejores jugadores; salvando las distancias, el Leicester hizo lo mismo esta última temporada en la Premier. Son el espíritu viviente de la Eurocopa Francia 2016 porque encarnan esa incomodidad, esa garra y ese pragmatismo que caracterizó este torneo y, de una forma algo torcida, hay una cierta belleza en eso: en el hecho de que, a punta de resultados apretados, prórrogas y eventos desafortunados como la lesión de Cristiano, supieron imponerse con un gol de un delantero que, para citar a Rubén Capria, no está ni en el Top 10.000 de Europa. Porque como he estado escuchando desde que veo fútbol: “Portugal nunca ha tenido buenos delanteros, exceptuando a Eusebio y Pauleta”. Cierto, pero tienen a Eder y Eder vale una Eurocopa.
Not all great things in life are free; sometimes you have to pay a bit. If you like the Blog and you want to keep reading new articles, please click in the ads so that this project can grow onto bigger and better things. Thanks in advance.
No todas las cosas en la vida son gratis; muchas veces debemos pagar un poco. Si les gusta el Blog y quieren seguir leyendo artículos nuevos, por favor hagan click en los anuncios para que este proyecto crezca hacia cosas más grandes y mejores. Muchas gracias por adelantado.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: