Zona Cafetera: Hasta siempre, Rey de las Cabañuelas, ROBERTO CABAÑAS

Este artículo es de la autoría de Yeison Plazas, como todos en esta categoría.
No se para a meditar que se puede provocar la avalancha que hoy sería trágica.”
          Barón Rojo, El Gladiador.
Y con esta frase de una canción de la mítica banda, Barón Rojo, describo a Roberto Cabañas, ídolo Americano y Xeneize, quien era simplemente un Gladiador, un jugador de esos exquisitos pero que tenía un carácter envidiable. Sentía la camiseta y por eso se ganó el cariño de los hinchas americanos.

Solo estuvo dos temporadas en la escuadra de los Diablos Rojos, pero en éstas hizo literal diabluras; jamás se olvidará ese gol de gran factura contra el Deportivo Cali en la final de 1986, donde en una jugada magistral se burla toda la defensa azucarera. Ni cómo olvidar su paso en la Libertadores, ésta tan esquiva para la “Mechita”, pero su aporte fue tan importante: en las dos finales que disputo, le marcó a River y a Peñarol; ambos goles de gran factura, pero a mi parecer el mejor fue el de Peñarol, sin dejarla caer, un “bombazo” y el Estadio Centenario se cayó por unos minutos y la hinchada aurinegra veía con impotencia el posible campeonato del América, pero ya sabemos la historia.
Era tal su carácter que muchas veces se peleó con el Medico Ochoa porque no le gustaba sus planteamientos y se los cuestionaba, como por ejemplo en esa final contra Peñarol, donde pone a Aponte, un defensa, de delantero para tapar la salida de los jugadores del club Uruguayo. Algunos periodistas de la época lo acusaban de “marrullero” pero lo que no entendían era que venía en su sangre eso que llamamos JERARQUIA y liderazgo.
Un mago, con esa palabra lo define mi padre, donde sorprendía con sus medias voleas esporádicas. También se destacó por ser un atleta, físicamente era entero, si Cabañas hubiese jugado en esta época no tendría que envidiarle a un Neymar, por dar un ejemplo. Y por esas medias Voleas se ganó ese apodo que le puso el periodista Iván Mejía: el Rey de las Cabañuelas. En una entrevista hecha el 26 de Noviembre en Caracol Radio, le preguntaron si sabía quién le había puesto este apodo, el cual respondió que no pero agradecía al que lo hizo porque eso lo hizo conocer mundialmente.

En esa misma entrevista manifestó su amor por el rojo, por Cali, donde tuvo dos hijas y vivió por largo tiempo. Para él era una ciudad increíble y deseó lo mejor para el partido que se jugaría el 27 de noviembre donde ya se sabe la historia: el, ¡ascenso!
Su hermano comentó en otra entrevista de la misma cadena radial que Cabañas sufrió ese partido desde Paraguay como un hincha más y no entendía lo que estaba pasando, pero cuando sonó el pitazo final lloró de alegría por el hecho histórico de la escuadra roja volviera a primera
Fue tanto su amor por América que el día de la derrota de la final contra Peñarol, le recriminó hasta al Médico y éstas fueron sus palabras sobre ese partido:
“Nunca olvido que el Medico Ochoa me impidió ser campeón de América en la Libertadores contra Peñarol en Chile: restaban minutos, segundos, yo estaba en el banco, me sustituyeron por lesión; le dije al Profe: ‘Déjeme meter a la cancha, frenemos el partido, nos tienen encerrados y verás que salimos campeones; déjame, entro y formo quilombo, no importa que me expulsen, me importa es ser campeón de América’, a lo que el Profe Ochoa me dijo: ‘No, Roberto, esto lo ganamos con fútbol, no con mañas argentinas.’ Segundos después el gol de Aguirre, lo miré y le grité: nunca te lo voy a perdonar, NUNCA, por impedir que fuéramos campeones de América… Hasta la fecha no me hablo con el Médico Ochoa. No sé si ese distanciamiento me lo llevo a la tumba.”

En otra anécdota le preguntaron que si sabía que en Cali se había ido la luz cuando hizo el gol Peñarol y con su humor característico respondió: “Menos mal, porque qué vergüenza con la hinchada ese oso que hicimos en Chile”. Después de eso escribió su historia con Boca Juniors, muchas veces Roberto afirmó ser hincha de Boca, en muchos clásicos le marcó al eterno rival River Plate, él llegó a ser Xeneize recomendado por su gran amigo Ricardo Gareca; tiempo después el “Tigre” se fue para la escuadra de la banda cruzada.
En una reunión con la 12, la mítica barra de Boca Juniors, Roberto Cabañas junto con ellos se mofaron del descenso de River; algo paradójico porque en ese mismo año uno de sus amores también se iba para segunda división: el propio América.
Fue técnico de América; en este paso no le fue tan bien, pero no era porque no supiera de fútbol, a pesar de su retirada en el año 2000 en el Real Cartagena: siempre estuvo activo incluso fue empresario de jugadores, solo que no le formaron  un buen plantel y las crisis económica de los Diablos Rojos en aquel entonces hizo que fracasara en el banquillo.
Roberto murió de un paro cardo-respiratorio a la edad de 55 años, pero siempre se recordará al gran Mago del Pilar con cariño.
Para terminar les dejo una frase de la Himno Fe y Alegría del grupo Niche.
“América, ‘el tigre’ Gareca y ‘el gato’ Falcioni América, Zape y Cabañas”
Hasta siempre, Rey de las Cabañuelas…
Not all great things in life are free; sometimes you have to pay a bit. If you like the Blog and you want to keep reading new articles, please click in the ads so that this project can grow onto bigger and better things. Thanks in advance.

No todas las cosas en la vida son gratis; muchas veces debemos pagar un poco. Si les gusta el Blog y quieren seguir leyendo artículos nuevos, por favor hagan click en los anuncios para que este proyecto crezca hacia cosas más grandes y mejores. Muchas gracias por adelantado.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: