Así lo veo, Ken: La Vinotinto sub-20 y El Principio Venezolano.

“Renunciar es para los primer ministros y a los que atrapan con sus pantalones en el piso, no para mí.”
– Brian Clough.
Hay algo que escuchamos mucho en el fútbol como si fuera el sonar de unos tambores en una jungla salvaje: las maneras importan. Hay quienes dicen que esto se refiere al estilo de juego; a la forma en que los equipos consiguen los resultados de acuerdo a su estatus en el deporte o a sus recursos. Una opinión válida y que tiene su lógica, por supuesto, pero yo les doblo la apuesta y les digo que las maneras importan porque son un reflejo de lo que somos. El sentido de representación en el fútbol se ha diluido con el paso del tiempo y, aunque hoy en día es algo paradójico ver cómo nos desgarramos apasionadamente por equipos llenos de millonarios que juegan entre sí, eso aún se mantiene; por eso podemos hallar belleza en un equipo como el Leicester ganando la Premier League, por ejemplo. Y las maneras todavía siguen siendo representativas en los seleccionados nacionales más que en cualquier otro lado porque son un reflejo de sus sociedades y de sus idearios de vida. Es muy difícil desligar el comportamiento de una selección del de su sociedad, creando así lo que llamo El Principio Venezolano.
El Principio Venezolano no es más que la naturaleza misma del ciudadano criollo: somos, en mayor o menor medida, una definición bastante clara de las mejores y peores virtudes del ser humano. No hay término medio con nosotros; somos capaces de arrastrarnos por el barro como los cerdos más inmundos de la granja más desahuciada y somos capaces de hacer los logros más alocados, como si el concepto de las limitantes fuera una motivación para superarlos. Y si soy sincero, somos más propensos a lo primero (a la derrota, a la humillación y a la falta de honor y orgullo en las dificultades) por una sola razón: es más sencillo. Así que no puedo evitar realizar estas parrafadas semi-filosóficas (y profundamente ínfimas para definir al venezolano) cuando veo en el deporte que me apasiona a una generación de jugadores venezolanos que supieron recibir golpes en la quijada, patadas en las costillas y escupitajos en la cara como pocos en este Sudamericano Sub-20 en Ecuador y aun así llevarse el premio por el que viajaron: ir al Mundial de la categoría en Corea del sur.
Enfocándonos en lo que nos interesa, debo decir que Venezuela llegó a Ecuador sin generar mucha expectativa entre los venezolanos: la selección mayor con Dudamel no había generado muchos resultados en una eliminatoria que ya se ve perdida –aunque un servidor no culpa al exarquero vinotinto de eso ya que tomó un barco que se estaba hundiendo-, esta generación no se veía muy prometedora en cuanto a los nombres y el llegar a un país donde la altura juega un rol importante y que puede causar estragos en las actuaciones de los futbolistas dificultaba aún más esta cruzada futbolística. Dudamel y su cuerpo técnico tomaron cartas en el asunto e hicieron una suerte de mini-pretemporada en Ecuador para que los muchachos se aclimataran a la altura, entrenando en las montañas donde se siente más. El resultado fue palpable y un servidor piensa que marcó una gran diferencia: el rendimiento físico de la Vinotinto-Sub 20 fue notable en todo momento del Sudamericano y nunca aquejaron fatiga, a pesar de haber jugado un partido cada dos días en la fase de grupos.
El rendimiento en cuestión fue creciendo a medida que pasaban los partidos; desde el primer encuentro contra Uruguay la selección se mostró sólida en el aspecto defensivo y capacitada para hacerle un partido a los charrúas, pero la creación de juego en ataque, siempre el talón de Aquiles de todos los combinados nacionales, había dejado que desear. Fue con el paso de los partidos que se comenzó a notar la mano de Dudamel, mucho mejor entrenador cuando tiene al grupo disponible por largos periodos de tiempo (como cualquiera, ¿no?), y el equipo comenzó a fluir mejor y el juego se tornó mucho más efectivo, a pesar de la falta de gol de algunos de sus atacantes como Ronaldo Peña (más acerca de él más adelante).

 

Plantándose con una defensa sólida, la selección Sub-20 solo recibió un gol durante la fase de grupos, aunque solamente hizo uno también, lo que significó que pasaron con cuatro empates y sin lucir mucho en el proceso. Hasta ese momento, las señales no eran muy prometedoras, pero se había clasificado con sufrimiento y pasando dificultades como expulsiones de jugadores importantes como Yangel Herrera (nuevo jugador del Manchester City y cedido al New York City de la MLS) o Eduin Quero (tal vez el elegido para acabar con la Maldición del Lateral Izquierdo Venezolano); un rasgo característico de los mejores equipos nacionales. Y teniendo como rivales en el Hexagonal a Colombia, Ecuador, Brasil, Uruguay y Argentina en ese orden, con cuatro como posibles clasificados, era bastante lógico asumir que Venezuela no tendría oportunidad; pero ahí es donde se crecieron estos muchachos y dieron cara a la adversidad con sendas goleadas a los dos equipos más fuertes de la competición, Uruguay y Ecuador, y dejando en el camino al Mundial a países como Colombia y Brasil, además de dejar a Argentina mordiéndose las uñas hasta el último minuto para ver si irían a Corea del Sur.
Cada clasificación a un Mundial, sea de divisiones inferiores, de fútbol femenino o masculino, se celebra sobremanera en este país porque es una de esas pequeñas victorias que no siempre nos podemos permitir y que demuestran que siempre hay algo de optimismo incluso en los momentos de mayor penumbra. Esta generación de los Soteldo, Peña, Herrera, Fariñez, Velazquez o Hernández han sabido aguantar muchos golpes injustos en este Sudamericano –como las dos expulsiones por reclamos en el Hexagonal contra Brasil, sin mencionar las suspensiones al cuerpo técnico- y seguir adelante para cumplir el objetivo. Esa capacidad de resistencia, de aceptar el sufrimiento y seguir adelante está dentro de todos los seres humanos en sus mejores momentos, pero en especial dentro de los venezolanos porque estamos hechos de otra cosa; somos capaces de dar pena y de sorprender a propios y extraños.
Si hablamos área por área, debemos decir que la defensa dejó muy buenas sensaciones durante todo el torneo, demostrando una solidez que rara vez se ve en los combinados nacionales de Venezuela y siendo muy difícil de penetrar, exceptuando esos minutos de descalabro contra Argentina en el último partido en el Hexagonal donde concedieron dos goles en los minutos de descuento del primer tiempo. Wuilker Fariñez está ya llamado a ser arquero de la selección mayor en los próximos procesos debido a su amplia experiencia en primera división con el Caracas, en la Copa Libertadores y en haberse curtido con el seleccionado mayor en diferentes convocatorias, además del enorme rendimiento que demostró en el torneo y siempre transmitiendo seguridad y confianza en el arco a pesar de su corta edad.
Aunado a eso, los cuatro en el fondo conformados por los laterales Quero y Hernández y la dupla de centrales Mejía y Velázquez, fueron un seguro de vida durante casi todo el torneo y se merecen un vasto reconocimiento por los éxitos de esta clasificación. Ronald Hernández ha sido una buena sorpresa como lateral derecho con sus buenas subidas al ataque y siendo dúctil en defensa, mientras que Quero no fue espectacular en ningún momento del torneo, pero no logró ningún error y eso se aprecia como defensor (lastimosamente, por ese reclamo contra Brasil en la antepenúltima jornada no pudo jugar los dos partidos restantes). Lo de Joshua Mejía y William Velazquez ha sido uno de los puntos más altos del combinado nacional; el primero mostró una muy buena salida como central (una rareza en nuestros defensores) y cualidades de tiempista, como dicen, y el segundo, que ya se ha ganado su fichaje por el Watford de la Premier, fue uno de los mejores jugadores del torneo siendo sobrio, constante en su alto rendimiento y siempre haciendo intercepciones claves. Venezuela no puede presumir de haber producido grandes zagas defensivas, por lo que una selección juvenil tenga estos posibles baluartes es de lo mejor que nos pudo haber pasado y un servidor espera que ellos crezcan en su carrera y no se pierdan.
El mediocampo fue un poco irregular en la competición, en parte por las suspensiones y en parte por la falta de consistencia. Yangel Herrera, con todo y sanciones, fue una de las sensaciones del torneo por su gran nivel como un mediocampista mixto y su liderazgo, mientras que Ruiz, su compañero en el doble pivote, tuvo una labor más en las sombras y cautelosa; Ronaldo Lucena, de la dinastía Lucena que tantos jugadores ha producido para el país, fue el sustituto natural de Herrera durante el torneo y tuvo un rendimiento algo opaco, sin pena ni gloria. Sergio Cordova era, a priori, una de las principales armas ofensivas del seleccionado Vinotinto; el extremo del Caracas es rápido y potente, pero debe mejorar en su recepción del balón y ser más incisivo. De todos los jugadores del once inicial, siento que es el que más se quedó a deber, a pesar de ese gran gol que le marcó a Ecuador en la goleada 4-2 en el Hexagonal.

 

Párrafo aparte se merece el que, para mí, fue el mejor jugador del torneo: el nuevo futbolista de Huachipato de Chile, Yeferson Soteldo. El ahora exjugador del Zamora fue un deleite durante toda la competición con sus desbordes endemoniados, su portentosa velocidad y el hecho de que supo enfocar todo eso en goles y asistencias para el equipo en los momentos más importantes, sin mencionar la frialdad con la que manejó los penales claves contra Ecuador y Uruguay para poder definir los partidos. Es entendible el gran rendimiento de Soteldo en el Sudamericano si analizamos que ya ha ganado títulos con Zamora siendo el mejor jugador de la liga venezolana, jugó competiciones internacionales a gran nivel y que ha debutado en la selección mayor sin desentonar. Estaba por encima de los demás de la categoría y demostró con galones que tenía con qué. Y desde aquí le aconsejo a Soteldo que siga trabajando de la forma en la que lo ha hecho porque tiene potencial para ser de los mejores jugadores que ha dado Venezuela.
No todo ha sido una maravilla en el conjunto venezolano y eso se notó con las opciones que se manejaban en la delantera y los resultados que proveyeron. Ronaldo Chacón hizo un par de goles, pero su juego con los mediocampistas y su sacrificio no fue el mejor; por el otro lado, Antonio Romero fue un delantero cuyo mejor aporte fue una expulsión que todavía no entendemos ante Uruguay en la que no se involucró en ninguna falta o en cualquier tipo de jugada –en serio, no estoy exagerando-, pero que también se le notó muy aislado del resto del equipo en varios partidos.
Lo que nos deja con el último jugador, el último delantero y el último Ronaldo (sí, hay muchos Ronaldos en este equipo): Ronaldo Peña. Siendo delantero del equipo B de Las Palmas de España, Peña era visto como una de las principales figuras de este seleccionado nacional y se esperaba que contribuyera con goles que al final nunca llegaron durante todo el torneo, siendo el principal blanco de las críticas de los venezolanos. Aquí yo quiero defender a Peña porque si bien no hizo goles y eso hay que criticárselo a cualquier delantero centro de oficio, el de Acarigua nunca fue ocioso ni se dejó consumir por la sequía goleadora: siempre estuvo dispuesto a arrastrar marcas, a bajar a defender, a presionar para el equipo e incluso a jugar de extremo en tareas defensivas (contra Argentina en la fase grupos jugó incluso de carrilero derecho). No hay muchos delanteros de 19 o 20 años que tengan esta disposición y este sacrificio, entendiendo que se trata más del equipo que de uno mismo y estar dispuesto a contribuir de cualquier otra forma si no puede anotar. Sí, me hubiera encantado que Peña hiciera más goles, pero nadie puede negar que el chico le puso cojones al asunto.
En líneas generales, Venezuela fue uno de los mejores equipos de la competición y uno de los más constantes, perdiendo solamente un partido muy polémico contra Brasil y otro contra Argentina donde estaba prácticamente clasificado el elenco Vinotinto (ambos en el Hexagonal). La labor no fue sencilla y el equipo aún no está al máximo de su capacidad; Peña deberá comenzar a anotar y el mediocampo deberá ser más consistente si desean hacer ruido del bueno en Corea del Sur en mayo. Pero lo más importante es la mentalidad: hubo momentos en esta competición donde otras selecciones, ante el rostro inmundo de la injusticia y la adversidad, hubieran capitulado y se hubieran rendido, pero estos muchachos mostraron la mejor de las disposiciones y supieron imponerse ante rivales de mayor envergadura y con mejor preparación, comparando la situación de sus países con la del nuestro.
Al final del día, los venezolanos no deben sentirse orgullosos de esta selección Sub-20 por la clasificación al Mundial, sino por el hecho mismo de que lo hicieron de la manera más venezolana posible: sufriendo, padeciendo injusticias, complicándose en algunos momentos donde todo parecía sencillo, victorias imperiales cuando nadie las esperaba y el recibir todo lo malo en la cara pero siguiendo hacia el objetivo con una fuerza de voluntad incontenible. Lo hicieron a la manera de los venezolanos y lo hicieron demostrando un gran nivel de juego, sin esconderse ante rivales como Argentina, Brasil, Uruguay o la talentosa generación local de Ecuador; lo hicieron con garra y con corazón.
Los venezolanos no tenemos muchas cosas de qué alegrarnos estos días, pero las formas nunca deben olvidarse y estos muchachos deben ser felicitados por haber glorificado El Principio Venezolano.
Not all great things in life are free; sometimes you have to pay a bit. If you like the Blog and you want to keep reading new articles, please click in the ads so that this project can grow onto bigger and better things. Thanks in advance.

 

No todas las cosas en la vida son gratis; muchas veces debemos pagar un poco. Si les gusta el Blog y quieren seguir leyendo artículos nuevos, por favor hagan click en los anuncios para que este proyecto crezca hacia cosas más grandes y mejores. Muchas gracias por adelantado.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: