Scouting: ¿Quién es Franck Kessie y qué le aporta al Milan?

“Si piensas que eres demasiado pequeño como para hacer una diferencia, es que no has dormido nunca con un mosquito en la habitación.”

– Proverbio africano.

 

El Milan es uno de los clubes más grandes en el fútbol mundial por influencia, títulos conseguidos y repercusión en todos los estratos de este deporte. Indiferentemente del equipo que apoyemos o la perspectiva que tengamos del fútbol, esto es un hecho innegable. Por lo tanto no es extraño decir que su caída en desgracia desde probablemente el 2012 ha supuesto una gran pérdida en este deporte durante todos estos años. El fútbol, en especial el italiano, necesita del Milan y de su contraparte local, el Inter. Y si bien ha habido intentos más arriesgados que otros y todos han resultado en fracasos en Milanello, finalmente han encontrado al capitán para liderar el barco de rojo y negro como es Vincenzo Montella, un hombre que es, a mi criterio, uno de los entrenadores más prometedores en la actualidad.

 

Con un equipo muy limitado, Montella sacó sangre de las piedras y logró que el Milan clasificara a la Europa League tras una ausencia importante, y ganando su primer título en mucho tiempo al derrotar a la Juventus en la Supercopa Italiana, en un partido muy emotivo. Montella sabe trabajar con poco, pero el Milan debe recuperar sus estándares que lo hicieron grande y un grupo chino que ha adquirido al club, tras casi cuatro décadas de pertenecerle a Berlusconi, se ha puesto manos a la obra con una plétora de contrataciones y ventas. Jugadores como el lateral zurdo Ricardo Rodríguez (Wolfsburgo), el delantero André Silva (Porto), el central Matteo Mussachio (Villarreal), el delantero Fabio Borini o el mediocampista creativo Hakan Calhanoglu (Bayer Leverkusen) han sido contrataciones que marcan una mejora considerable en el equipo italiano, pero para mí la más importante y más significativa, la de mayor ambición y de golpe en el mercado, ha sido la del protagonista de este artículo: el marfileño Franck Kessie del Atalanta.

La gran temporada del club de Bérgamo mostró a un equipo que jugaba un fútbol atractivo, de mucha presión y que disponía de una gran generación de futbolistas jóvenes, como suele ser costumbre en una gran academia como la del Atalanta. Y si bien jugadores como Andrea Conti, Alejandro Gómez o Gagliardini (que se fue al Inter en el mercado invernal) pueden ser considerados los mejores y más importantes para la consecución del cuarto lugar del Atalanta, un servidor se queda con Kesise para ese premio y doblaré la apuesta: creo que Kessie es el que más lejos llegará en su carrera. ¿Por qué? Vamos a ver.

 

No hay mucho que decir de la trayectoria de Kessie ya que tiene solamente 20 años: comenzó en el equipo de la capital de su Costa de Marfil, el Stella Club en Abidjan, en el 2014 y fue contratado por el Atalanta un año después, siendo cedido durante la campaña 2015-16 en el Cesena en la Serie A. Sería en esta última temporada que acaba de terminar donde el marfileño sin impondría en el club de Bérgamo, convirtiéndose rápidamente en el motor del Atalanta, aportando creatividad y esporádicos momentos de genio cuando el equipo lo necesitaba.

Muchas personas se han apresurado para comparar al internacional africano con su compatriota, Yaya Touré, debido al hecho de que se desempeñan en la misma posición y si bien es cierto que disponen de características similares (potencia física, buen pie y llegada al arco rival), pienso que el mediocampista del City es más elegante en su manejo del balón mientras que Kessie es más industrial, más trabajador, aunque eso no le quita que tiene un manejo exquisito del balón. Junto con la irrupción de Naby Keita en el RB Leipzig y la de Diawara en el Napoli, creo que estamos ante los tres prospectos más interesantes y prometedores en el fútbol africano.

 

Entonces, ¿por qué el ahora exjugador del Atalanta puede ser tan importante para el Milan? Bueno, primero que nada hay que destacar que los partidos se definen en el dominio del mediocampo y calidad de talla mundial le ha faltado al Milan en esta área por muchos años. Atrás han quedado los tiempos en los que Seedorf o Pirlo deleitaban el San Siro con su fútbol y si bien es cierto que Montella obtuvo resultados el año pasado con estos jugadores, Montolivo, Mati Fernández, Sosa o Locatelli no cuentan con la potencia física para momentos de presión (como pasaría contra el Napoli o la Roma, por ejemplo) ni la consistencia suficiente. Si bien es cierto que Kessie es solamente un muchacho todavía, ya ha mostrado más entereza para manejar los hilos del Milan y cuenta con la mixtura necesaria entre fortaleza física, atletismo para correr de ida y vuelta y manejo del balón que debe tener un jugador de la estatura del club rossonero.

 

Jugadores como Locatelli o Mati Fernández pueden aportar la finesa y la técnica que todo mediocampo necesita –un servidor no aprecia mucho a Sosa o Montolivo, si les soy sincero-, son algo suaves en el aspecto físico y eso es algo que en el fútbol moderno no se puede permitir: se requiere balance entre técnica y fuerza física, a no ser que cuentes con un mediocampo consistente de Pirlo, Scholes y Modric para tener el balón durante 80 minutos del partido (cosa que el Milan no tiene). Kucka, un futbolista que me gusta bastante, es batallador, pero ya no es un chico y no cuenta con el potencial para alcanzar los estratos que Kessie sí puede alcanzar.

No quiero decir que Kessie los va a llevar a ganar el Scudetto este año; pienso que la meta debe ser la calificación a la UEFA Champions League este año y reforzarse aún más para el año entrante. Pero ciertamente es un paso en la dirección correcta porque es una contratación que mejora el mediocampo en prácticamente todos los aspectos posibles y da un golpe en el mercado más importante de lo que muchos pueden creer: Kessie era codiciado por algunos de los clubes más importantes en el mundo y el Milan, venido a menos, puedo hacerse con sus servicios. Esto es muy bueno y es una señal de que jugadores prometedores están comenzando a ver a Milanello como una buena plaza para su crecimiento, como lo era hace diez años.

 

Montella es un entrenador que gusta del fútbol de posesión y de la presión; esto es un estilo muy similar al del Atalanta y no dudo en absoluto que Kessie se adaptará rápidamente ya que es un futbolista perfecto para este estilo y el entrenador italiano es conocido por desarrollar a sus jugadores jóvenes. El Milan no solamente necesitaba talento, sino también futuro y eso es lo que han conseguido en el marfileño: una mezcla perfecta entre actualidad y futuro. Ciertamente no es alguien que vaya a ganar los partidos por su cuenta, pero los fichajes hasta el momento lo han rodeado bien y es el tipo de jugador en el que se basan los equipos. Un mediocentro más pasador, quizás en el molde regista de Pirlo, sería un complemento muy beneficioso para el desarrollo de Kessie.

En conclusión, éste es el tipo de fichaje que le ha hecho falta al Milan durante muchos años y que es una muestra de que finalmente se están encaminando por la dirección correcta. El dinero solo no te va a garantizar títulos, pero bien invertido puede ser un gran catalizador; el club italiano hasta ahora ha sido, a mis ojos, el mejor gestionado en el mercado, con el Bayern siendo un segundo cercano. Veamos qué tan lejos llegan con esto, pero solamente diré esto: habrán pocos fichajes en este mercado que superarán a éste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: